“Enviados” fue un evento de 10 horas organizado por Juventud Con Una Misión, Cristo Para las Naciones, y Ministerios Lou Engle. El evento en Orlando, Florida en el Camping World Stadium, contó con múltiples colaboraciones de ministerios internacionales con el fin de motivar a los cristianos a obedecer el llamado de Dios.

Según Engle, el evento en vivo se inspiró en una conversación de 2011 con miembros de JUCUM, donde se exponía la esperanza de que nuevos misioneros se levantarían luego del fallecimiento del Rev. Billy Graham.

Mientras el día pasaba, ‘Enviados’ presentó pastores y evangelistas, entre los cuales estaban Bill Johnson, Daniel Kolenda y Francis Chan, además de grupos de adoración como Hillsong Young & Free, Jesus Culture, Tasha Cobbs-Leonard y Bethel Music.

¿Qué es ‘Enviados’?

‘Enviados’ es la más reciente guerra en una forma pasiva. Para mí es una hermosa experiencia de dos aspectos. Número uno, nos reunimos para estar en la presencia de Jesús y encontrarnos verdaderamente con él, para luego ser Enviados con su Presencia; y llevar su Persona a nuestras comunidades, ciudades, familias, trabajos, etc. Algunos al campo misionero y otros a sus lugares de trabajo. ‘Enviados’ es un movimiento ascendente de la Presencia de Dios al mundo, para la Gloria de Jesús.

Michael Koulianos compartió su reacción al ver cientos de personas reunidas adorando a Jesús. “Creo que es increíble. Es Dios mismo despertando a un gigante dormido, Su Iglesia reunida en unidad de fe, no diciendo cada uno ‘Prefiero mi ministerio solamente’, sino demostrando interés unos por otros. Hemos logrado una colaboración de ministerios, donde todos dijimos ‘vayamos juntos hacia un sólo propósito, y con una visión conjunta, llevar a Jesús dondequiera que vayamos.”

“Si hubiésemos intentado algo así hace un año atrás no hubiera resultado, creemos que lo que sucedió fue Obra del Espíritu Santo. Antes de que nos volviésemos conocidos, ya eramos amigos y eso se debe a Dios entretejiendo nuestros corazones en unidad por la Pasión y el Amor hacia Jesús que tenemos en común.”

“Es el Espíritu Santo moviéndose en nuestras ciudades. Las personas son salvadas en las calles, sanadas en las plazas. Todo lo que sucedió en el evento es una locura. Ha sido increíble, un privilegio.”

Lou Engle dijo que deseaba ver el renacer del Movimiento de Jesús en esta generación, Koulianos compartió el porqué consideraron que éste era el tiempo del despertar espiritual.

“Yo creo que el Espíritu Santo se está moviendo de forma asombrosa en lo profundo de los corazones; las personas ya no encuentran satisfacción en el éxito, en la fama, en el dinero; todas estas cosas no son malas en sí mismas, pero lo importante se encuentra en Cristo y solamente en Él.”

“Siento que el Señor está haciendo renacer el Movimiento de Jesús en las personas, tanto públicas como aquellas en el anonimato. Él está avivando el fuego en los corazones.”

Todd White compartió al respecto: “¡Esto sólo pudo hacerlo Dios! Es impresionante. No necesitas ser un evangelista reconocido, sólo necesitas ser un seguidor de Cristo. Y eso hemos visto aquí, cientos de personas que comenzarán a vivir para lo que Dios las creó. Se siente un hambre espiritual, un hambre por lo celestial.”

Según el sitio web de ‘Enviados’, el multitudinario evento fue ‘un llamado de atención, un llamado al arrepentimiento y un llamado al servicio.

Yassirie Moreno, líder ministerial local en la Iglesia Orlando, testificó que ‘Enviados’ expresó exactamente la misión para los creyentes.

“Definitivamente sentí que fue un llamado de atención. Lo más significativo del evento para mí, fue lo obvio, de que no se trataba de la gente en el escenario sino de la multitud en más gradas. Se sintió que existía un propósito particular, que era buscar y adorar a Jesús,” dijo Moreno.

Moreno dijo también que pudo sentir la Presencia de Dios moviéndose en la multitud, ya que las personas ‘se servían unas a otras orando desinteresadamente.’

Moreno agregó, “La atmósfera que se creó nos permitió adorar en libertad y nos llenó de poder para manifestar a Dios afuera del estadio. Fue como cargar las baterías espirituales para salir y llevar el Evangelio a nuestras comunidades, y servir con todo el corazón a nuestro Dios. Puedo decir con sinceridad que superó mis expectativas. No fue un evento más, sino un llamado a despertar y a vivir bajo la dirección del Espíritu Santo. Como dijo Todd White: ‘La Gracia no es un pase libre para pecar, sino es el poder para vivir una vida como la de Jesús, en santidad.”