Miembros de la Iglesia Bautista Sion en McCracken County, Kentucky, agradecen a Dios después de que 40 niños preescolares y 10 miembros del equipo escaparan con vida del edificio, después de que un tornado arrancará el techo de la Iglesia.

Un poderoso tornado categoría 2 con vientos de más de 135 km/h golpeó la comunidad y arrancó techos, entre ellos los de la Iglesia donde los niños se encontraban el pasado jueves.

“Dios ciertamente estaba con nosotros,” dijo la directora Michelle Rushing a la estación de noticias WPSD. “La secretaria y yo recorrimos las instalaciones al oír los vidrios romperse y pudimos sentir el efecto de succión al volarse los techos.”

La Prensa Asociada reportó que el estado de emergencia fue declarado al oeste de Kentucky, donde el tornado dañó grandes areas, golpeando con poder e intensidad. También se reportaron algunos heridos por parte de los oficiales.

Cuando la tormenta tocó tierra, quienes se encontraban en la Iglesia fueron tomados por sorpresa debido a la rapidez de los acontecimientos. Tono Mathis, una de las maestras del preescolar contó como se refugiaron en una habitación segura, totalmente desconcertados con lo que estaba ocurriendo.

“No entendíamos lo que estaba sucediendo,” dijo Toni. “Estábamos cantando con los niños. Nos ocupamos de que ellos se sintieran a salvo.”

Los niños comenzaron a cantar ‘Jesús me Ama’ y ‘Dios tiene Todo el Mundo en sus Manos’.

Aunque fuero tan sólo 10 minutos lo que duró el paso del tornado, luego de ver los daños causados, Toni concluyó que ‘Dios estuvo del lado de los niños’.

“Creó que no tomé conciencia hasta que salimos a ver lo que dejó el tornado, y pensar lo que pudo haber pasado. Dios estuvo de nuestro lado, en todo momento,” dijo Toni.

Ryan Willcutt, comisario del condado de McCraken, quien desesperadamente trataba de llegar a la Iglesia para rescatar a los niños, dijo que la fuerza de la tormenta le obligó a retroceder.

“En el camino tuve que esquivar 3 árboles arrancados de raíz y señales de tránsito que volaban por todos lados,” dijo Willcutt. “No pude hacer más que esperar y refugiarme hasta que pase la tormenta.”

Otra de las maestras del preescolar, Lauren Haneline, relató como, a pesar de sentir el tornado pasar, experimentó una paz sobrenatural mientras se encontraban refugiados.

“Mis oídos se taparon, y supe que estábamos en el medio de la tormenta,” contó Lauren. “Pero se sentía mucha paz y calma en ese cuarto. Sentí la mano de Dios como nunca ese día. Supe que estaríamos bien.”

El Pastor General Wes Conner también agradeció que nadie haya salido herido.

“Cuando uno mira el estado en que quedó el edificio, y ves el grado de destrucción, es asombroso ver como 50 personas que estaban dentro hayan salido ilesas. Podemos tener una dimensión de la tragedia y del milagro que ocurrió aquí.”